sábado, 3 de enero de 2009

¡Yo llegué antes, mister!


Que las costumbres cambian, es un hecho, pero los trasfondos siguen siendo los mismos. En aquellas épocas (en las que había trabajo), el hecho de que un compañero se despidiera hasta el lunes y se apareciera a trabajar el domingo, o interrumpiera vacaciones, o trabajara en días festivos, bastaba para generar una razonable desconfianza. Es más, ese tipo de acciones podía traer aparejada una “charla” donde se “sugería” la escasa oportunidad de tal exceso de celo dado que podía retratar al resto de la plantilla como vagos o escasamente comprometidos, cuando en realidad no hacían mas que disfrutar de un descanso reglamentario. Sin embargo, veo que en el caso de Eto´o y Cáceres se aplaude tal actitud señalándola como ejemplo de contracción al trabajo.

Así las cosas, ¿cuánto tardarán los detractores profesionales del “Universo Barça” en apalear a quienes, teniendo derecho a un período de vacaciones consensuado con el club, no hayan regresado antes?
¿Cuánto tardará Guardiola en aprender que así como los actos de indisciplina no deben tolerarse, tampoco es recomendable alabar el peloteo?
Siempre creí que las materias se aprueban estudiando y no regalándole manzanas al maestro; igualmente pienso que  Eto´o deberá seguir marcando goles, de lo contrario en poco tiempo nadie se acordará de su regreso anticipado. Y dudo que Guardiola forme su once sobre la base de los que mas días de descanso resignen, por lo cual debo pensar que Cáceres, uno de los menos utilizados junto a Pedro, tal vez lo siga teniendo crudo. Por otra parte, deberá evitar que las envidias y zancadillas inevitables en los grandes vestuarios afecten a los jugadores mas determinantes. Y , de momento, en esta asignatura Pep continua aprobando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores