martes, 13 de enero de 2009

El Prestidigitador de la Kúfia



El pasado dia seis de enero, el Presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, condenó el ataque militar de Israel a Gaza como una “reacción desproporcionada y contraria al derecho internacional humanitario”, exhortando además al “alto el fuego inmediato”. Por supuesto, este tipo de declaraciones encuadradas en lo que se denomina “presión internacional”, son necesarias pero funcionan como funcionan: los países “condenados” reaccionan como quieren, cuando quieren y dan el alto al fuego mas o menos cuando les viene en gana. De todas maneras, hay que hacerlo, y Zapatero lo hizo.

Discrepo, eso sí de la opinión de Pilar Rahola en El Periódico de hoy, donde califica al  presidente de “simple pancartista”.  Aunque en líneas generales la gestión de la política internacional  realizada por el ejecutivo deja bastante que desear, pecaríamos de ingenuos si creyéramos que el titular del Gobierno no posee información. por ejemplo, sobre las empresas españolas que proveen armamento a Israel, violando el Código de conducta de la UE en materia de Exportación de Armas, que en su momento ha suscrito.

A continuación trascribo un par de criterios del Código susodicho:

 

“CRITERIO 3

Situación interna del país de destino final, en términos de la existencia de tensiones o

conflictos armados

“Los Estados miembros no permitirán las exportaciones que provoquen o prolonguen conflictos

armados o que agraven las tensiones o los conflictos existentes en el país de destino final.”

CRITERIO 4

Mantenimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad regionales

“Los Estados miembros no expedirán una licencia de exportación cuando exista un riesgo

manifiesto de que el receptor previsto pueda utilizar el producto exportado para agredir a otro

país o para imponer por la fuerza una reivindicación territorial.”

“Al estudiar dichos riesgos, los Estados miembros de la UE tendrán en cuenta, entre otras

cosas:

a. la existencia o la probabilidad de un conflicto armado entre el país receptor y otro país;

b. la reivindicación de territorio de un país vecino que el receptor haya intentado imponer o

haya amenazado con obtener por la fuerza en el pasado,...””

 

Contando con datos del Ministerio de Defensa sobre las transacciones realizadas por Izar, FAEX, etc., resulta cuando menos hipócrita el llamamiento realizado desde La Moncloa al cese de hostilidades. Admitido que puede tratarse del grado “normal” de hipocresía que conviene a la política, no nos creamos tampoco la historia de que estamos gobernados por un despistado que a las primeras de cambio se pone la kúfia y se nos escapa a la “mani”. Igual es lo que le conviene que creamos.

Pero convendría que pensemos que está muriendo gente.

De verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores